Cuando pienso en este tema de “Una vida de adoración,” enseguida mi mente es cautivada por la vida de Jesús. Y es que no hay un ejemplo mayor en cuanto a una vida de adoración que la vida de Jesús. 

Ver la adoración tomando como base y modelo la Vida de Jesús, rompe el patrón e idea que tenemos acerca de la adoración cuando lo limitamos solo cantar o ser parte de un equipo de adoración o artes en nuestra congregación. 

Una vida encierra mucho más que un momento de canciones en medio de una reunión, mucho más que el fluir y el estallido de una inspiración en medio de la expresión de una canción. Una vida encierra el tiempo o paréntesis que vivimos en la tierra, una vida encierra todo lo que somos, hacemos y mostramos desde que nacemos hasta descansar de nuestras obras, es decir, hasta la muerte. 

Miremos por un momento la vida de Jesús, 

La Biblia no registra que Jesús haya pertenecido a un equipo de adoración 

Tampoco hay registro de que en algún momento elevó su voz para cantar, 

O que tocara algún instrumento musical 

No fue parte de ningún ministerio de danza 

Jesús no participó en ninguna de las áreas que en la actualidad hemos designado como ministerios Alabanza y Adoración. 

Pero sí podemos ver claramente estas características que describen a Jesús como el adorador por excelencia, el modelo y definición exacta de lo que es Adoración. 

1- Nos modeló lo que es un corazón Manso y Humilde

2- Nos mostró el más alto nivel de humillación dejando Su trono de gloria para descender a lo más bajo, dando paso a que El Padre lo exaltará. No busco lo suyo propio, sino que dio a conocer el corazón del Padre y dio a conocer la verdad del evangelio, instruyendo, enseñando y haciendo discípulos. 

3- Nos mostró el más alto nivel de sujeción, aún siendo Dios y teniendo en sí mismo todo el poder de hacer lo que quisiera, se sujetó a seguir cada instrucción del Padre. Solo dijo e hizo lo que vio a su Padre hacer y no lo que le parecía mejor. 

4- Nos mostró el más alto nivel de seguridadcerteza y conocimiento de Su identidad, lo importante de Serantes de Hacer. Creo que es una de las cosas con las que muchos tropezamos, el pensar que Hacer nos lleva a Ser, cuando en realidad, debemos entender con claridad, certeza y seguridad la verdad de porque “Somos es que podemos Hacer”

5- Nos mostró el más alto nivel de obediencia al Padre cumpliendo a cabalidad la asignación que se le había delegado, haciendo todo aquello que vio a Su Padre hacer. Obedeció aún en contra de Su deseo y voluntad. 

Creo por la convicción que tengo como producto de la Verdad que he creído y me gobierna, que todo lo que hago debe ser una expresión de adoración a Él, ya sea a través de la música, del canto, la danza, pintura, enseñanza, liderar, servir en cualquier área de la congregación, en mi área de trabajo en la que laboro diariamente, o ya sea como hija, como esposa, como madre, como ministro, como parte del equipo de limpieza, de niños, finanzas, jóvenes, hombres, mujeres, en fin cualquier manera o lugar donde exprese adoración a través de lo que hago, debe ser hecho en amor, sujeción y obediencia. Si no es así, entonces no es adoración. 

Te invito a expandir el pensamiento acerca de lo que es adoración, y que al pensar en esta acción de adorar, lo mires desde el punto de vista de vivir adorando con y a través de todo lo que hagas.  La canción de adoración que se escuchará más alto, será aquella que haz implementado como estilo de vida y no solo como una interpretación vocal o musical. Como dice la descripción de nuestro sello musical, Más adoración Más que música, un estilo de vida”

Si soy adorador porque canto, entonces podré hacer transacciones de comercio con lo que hago, pero ni el don, ni el cantar me constituyen en adorador, sino la naturaleza que porto, Su Naturaleza Divina. 

Uno que adora no adora para obedecer, para amar, para ser agradecido, ni para tener compromiso, ni mucho menos para vivir en sujeción sino más bien adora porque cada una de estas acciones son parte activa en su diario vivir. Estas son señales que ponen en evidencia que es un verdadero adorador. No somos adoradores por lo que hacemos, sino por naturaleza. 

Fuiste diseñado de tal manera, que a través de la naturaleza que portas a causa de Su sacrificio, tienes la capacidad de adorarle con y a través de todo lo que hagas, como adoradores tenemos una responsabilidad de adorar y tenemos la instrucción acerca de cómo hacerlo, en Espíritu y Verdad. 

Fuimos llamados a vivir Una vida de adoración 

Lissette Acosta Jiménez

Lissette Acosta Jiménez

Pastor

Lissette es una hija de Dios que vive plena y completa en El. A los 18 años de edad sus ojos fueron abiertos a la vida eterna, su Salvador Jesús, desde entonces camina con El y apasionadamente le sirve expresando su amor por El a través de la adoración. Casada con Carlos A. Jiménez desde 1997. Son padres de Karla Lissette, Nehemías Alberto, Benjamín Gadiel y Gian Carlos Jiménez. Juntos ministran al señor y sirven como pastores del Centro Cristiano Edificadores de Naciones en Staten Island, NY. Lissette a plasmado expresión de adoración al señor en 3 producciones musicales grabadas en vivo, Buscándote, Herencia, y Al origen. Guiada por el Espíritu Santo, su voz profética ha traído liberación y un despertar para adoración auténtica en su casa espiritual y en las naciones.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *